Más de 12.000 reclamaciones presentadas en la AEPD en 2014

El número de reclamaciones y denuncias presentadas en la Agencia Española de Protección de Datos aumentó un 15% en 2014.

Manos en un teclado navegando a la página de la AEPD - conversiaEn la Memoria 2014 que ha publicado la Agencia Española de Protección (AEPD) se recoge un informe detallado de las actividades realizadas por la Agencia, una exposición de las novedades legislativas y jurisprudenciales más relevantes, y un análisis de los principales retos que afronta el derecho fundamental a la protección de los datos personales.

En ella se puede observar un incremento del 15%, con 12.173 peticiones realizadas, en el número de reclamaciones y denuncias presentadas. Esto significa que cada vez los ciudadanos son más conscientes de sus derechos.

Los aspectos más reclamados ante la Agencia de Protección de Datos

La mayor parte de denuncias tuvieron relación con la contratación fraudulenta, la videovigilancia, las cuestiones relativas al recobro de deudas y la inclusión en ficheros de morosidad.

Queda constancia también que la AEPD respondió en 2014 a casi 200.000 consultas planteadas por la ciudadanía a través de distintos canales. Esto ha demostrado la creciente aceptación de los ciudadanos por mantenerse en contacto con la Administración utilizando los servicios electrónicos.

España, pionera en el derecho al olvido

Tal y como se ha mencionado en memorias anteriores, los ciudadanos en España han sido pioneros en ejercitar el denominado “derecho al olvido para evitar la difusión universal de sus datos personales en internet.

El sector de las telecomunicaciones, ante la Agencia de Protección de datos

Respecto el sector que mayor número de sanciones ha recibido, éste ha sido, una vez más, el de las telecomunicaciones. Seguido por las entidades financieras y las empresas de suministro y comercialización de agua y energía.

Esta memoria también incluye un análisis detallado de los retos más relevantes que afronta la protección de datos como son: el fenómeno del Big Data o el Internet de las Cosas, que acrecientan los riesgos de que los individuos pierdan el control sobre su información.

El texto describe, además, los avances en el proceso de aprobación del Reglamento Europeo en curso.