Con Conversia puede probar la franquicia antes de adquirirla

Conversia

En el artículo del 23 de septiembre (Conversia abre 83 franquicias en un año) nos comprometimos a explicar mejor en qué consistía la prueba de la franquicia de Conversia antes de adquirirla.
Un elemento fundamental en la venta, ya sea de un producto, de un servicio o de un modelo de negocio, es la confianza. Cuando diseñamos la estrategia de comercialización de las franquicias de Conversia, quisimos dotar a todo el proceso de la máxima transparencia, de modo que los candidatos no tuvieran que conformarse con “buenas palabras”, ni con las “magníficas presentaciones” con las que se suele trabajar en los departamentos de expansión.

No cabe decir que, en la mayoría de las franquicias del mercado, si no en todas, la información que se transmite a los candidatos es fiel a la realidad, fruto de la experiencia acumulada a lo largo de los años. A pesar de esto, es natural que a un candidato, ante la decisión de iniciar un proyecto que sobre papel le atrae, le surjan varias dudas:

  • Referentes al modelo de negocio y a la compañía:

¿Será factible llegar al número de ventas que me dice el Franquiciador?

¿Será tan fácil la venta del producto como estoy pensando?

  • Referente a la adaptación del candidato al modelo de negocio:

¿Me adaptaré fácilmente al esquema de trabajo que marca el Franquiciador?

¿Será aplicable este modelo de negocio en mi mercado?

¿Tendré las cualidades para llevar a cabo el negocio y obtener la rentabilidad que espero?

Etc.

Ante esto, en Conversia quisimos poder dar respuesta a estas preguntas (y muchas más que surgen en el proceso de decisión)

Estuvimos pensando en organizar “stages” de los candidatos en alguna franquicia ya operativa. Esta opción nos parecía buena por el hecho de poder ver en la realidad en qué consiste el modelo de negocio. Además, proporcionaba la posibilidad real de comprobar que las expectativas y resultados contemplados en las proyecciones financieras eran ciertos. Pero esta opción no respondía a las preguntas referentes al mercado local donde se iniciaría el nuevo franquiciado, ni tampoco le permitía valorar su propia capacidad de desempeño.

Así pues, vimos que la mejor forma de que el candidato comprobara todos y cada uno de los aspectos del modelo comercial de Conversia era dejando que probara el negocio durante 4 meses. En estos 4 meses, el candidato puede comprobar tanto el servicio que desde la Central de Conversia se proporciona a los clientes finales, como el servicio y apoyo continuado que recibe el franquiciado por parte de la Dirección Comercial. Además, le permite autoevaluarse y ver como se desempeña su adaptación al producto y al modelo de negocio y, algo muy importante para quien quiere arrancar un negocio, valorar sus resultados. De este modo, tras 4 meses de prueba sin haber realizado prácticamente inversión, la toma de decisión del candidato la hace “con las cartas marcadas”, apuesta de forma segura.

Así pues, lo que empezó con una campaña temporal del Departamento de Expansión de Conversia se ha convertido en un elemento diferencial y básico de nuestra franquicia, por lo que seguiremos usando este esquema.