La LOPD protege el acceso a los datos personales a través de redes de comunicación

No todas las redes Wifi cumplen con la seguridad estipulada por la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal.

Tablet conectándose a redes WifiEl acceso a redes Wifi públicas se ha convertido en algo habitual en nuestro día a día. Pero no todas las redes cumplen con la seguridad que estipula la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD). Por lo que es aconsejable que como usuarios realicemos un uso responsable para evitar el robo de los datos en las Wifi públicas. Asimismo, el uso de un sistema operativo actualizado y desconectar la conexión al terminar nos otorgará un plus de seguridad adicional y nos hará menos vulnerables.

La LOPD en su artículo 85 titulado “Acceso a datos a través de redes de comunicaciones” establece las medidas de seguridad exigibles a los accesos a datos de carácter personal a través de redes de comunicaciones, sean o no públicas. Éstas deberán garantizar un nivel de seguridad equivalente al correspondiente a los accesos en modo local, conforme a los criterios establecidos en la LOPD. Es decir, se tienen que garantizar las mismas medidas de seguridad exigibles a los ficheros y tratamientos que se realizan en los propios locales del responsable, ya sean clasificados de nivel básico, medio o alto.

En particular, para aquellos clasificados como de nivel alto, la LOPD establece que la transmisión de datos de carácter personal a través de redes públicas o redes inalámbricas de comunicaciones electrónicas se realizará cifrando dichos datos, o bien utilizando cualquier otro mecanismo que garantice que la información no sea inteligible ni manipulada por terceros.

Lo que implica que, cuando se utiliza Internet o  Wifi para transmitir datos especialmente protegidos, como datos policiales recogidos sin consentimiento o derivados de actos de violencia de género, es obligatorio utilizar mecanismos que garanticen la confidencialidad de la información.