La LOPD regula la correcta inscripción en los Ficheros de Solvencia Patrimonial y Crédito

La Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) establece en su artículo 29  los requisitos para la correcta inscripción en un Fichero de Solvencia Patrimonial y Crédito. En virtud a esta ley, el responsable del fichero de impagados deberá comunicar al afectado la inclusión del dato de morosidad  en el plazo de treinta días siguientes a dicha inclusión, informándole de la posibilidad de ejercitar sus derechos ARCO establecidos en la LOPD.

El titular de los datos puede solicitar la cancelación de los mismos en caso de pago de la deuda. Esta solicitud puede dirigirla tanto al responsable del fichero de solvencia como a la empresa que haya incluido los datos.

Para la correcta inclusión de los datos en un registro de información sobre solvencia patrimonial han de cumplirse los siguientes requisitos:

  1. Pertinencia, exactitud y actualidad. Los datos incluidos en el fichero deben recoger una situación actual y cierta. Sólo pueden registrar y ceder los datos de carácter personal que sean determinantes para enjuiciar la solvencia económica de los interesados.
  2. Existencia previa de una deuda cierta, vencida, exigible, que haya resultado impagada. Es decir que se trate de deudas realmente existentes.
  3. Que no haya transcurrido seis años desde la fecha en que hubo de procederse al pago de la deuda o del vencimiento de la obligación. Eso significa que la información contenida en el fichero se debe referir a hechos que sucedieron, como máximo, seis años atrás.
  4. Es indispensable el requerimiento previo de pago a quien corresponda el cumplimiento de la obligación.
  5. El artículo 39 de la LOPD exige que el acreedor informe al deudor, en el momento en que se celebre el contrato, que en caso de no producirse el pago en el término previsto para ello, los datos relativos al impago podrán ser comunicados a ficheros de morosidad.
  6. El artículo 41.1 de la LOPD establece que sólo pueden ser objeto de tratamiento los datos que respondan con veracidad a la situación de la deuda en cada momento concreto. Por tanto, el pago o cumplimiento de la deuda traerá consigo la cancelación inmediata de todo dato en el fichero de morosidad.