Un colegio asturiano denuncia y veta el uso de los “relojes espía”

niña con reloj espía para ilustrar post de conversia denunciaEn otras ocasiones hemos hablado de los peligros que comportan los juguetes conectados para la intimidad, la privacidad y la protección de los datos personales de los más pequeños. Sin embargo, uno de los regalos estrella de las pasadas navidades no fueron ni los robots interactivos, ni los ositos parlanchines, sino los “relojes espía”, unos smartwatches que permiten a los padres tener controlados a sus hijos en todo momento. Un colegio de Asturias ha sido el primero en denunciar y vetar este tipo de dispositivos. En este post de Conversia te contamos todos los detalles.

Denuncia y censura tras las Navidades

La escuela Montedeva de Gijón se ha convertido en el primer colegio español en prohibir que los alumnos lleven “relojes espía” en clase. Tras las vacaciones de Navidad, tres alumnos de 5º de primaria (11 años) llevaron al colegio uno de sus regalos: smartwatches infantiles que permiten que los padres puedan tener localizados a los pequeños, así como espiar conversaciones, además de realizar llamadas de emergencia, hacer fotografías o grabar vídeos. En cuanto los profesores se percataron del asunto lo denunciaron a la dirección del colegio, la cual acabó vetando este tipo de dispositivos en el centro.

Desde la escuela han decidido prohibir estos smartwatches para proteger la privacidad y la intimidad de alumnos y profesores, ya que a través de una aplicación móvil los padres pueden controlar en todo momento de forma remota el reloj inteligente. Se trata de un producto muy atractivo para las familias: el precio ronda los 50 euros y permite saber a tiempo real dónde están sus hijos. Además, los padres pueden delimitar un área de seguridad en el mapa de la aplicación y en caso de que el reloj salga de esa zona, los adultos reciben una notificación en el móvil con su ubicación real.

Otra de las funciones de estos relojes está relacionada con la tarjeta SIM incorporada. Esta permite que los menores puedan llamar a aquellos contactos que los padres hayan validado. De la misma manera, los padres también pueden realizar llamadas silenciosas para escuchar lo que ocurre alrededor del niño.

Vulnerando la privacidad de los menores y de los profesores

Estos dispositivos no solamente vulneran la intimidad y la privacidad de los menores, sino también de aquellos que están a su alrededor, como serían los maestros. Desde varias asociaciones de profesores denuncian que a veces no se tiene suficiente confianza con este colectivo y que el hecho de saber que las clases pueden ser grabadas en cualquier momento podría empeorar la calidad de la educación.

Los relojes espía prohibidos en Alemania

A pesar de que el colegio de Gijón ha sido el primero en censurar estos relojes infantiles y denunciar su posible mal uso, en la actualidad estos dispositivos no están regulados por el gobierno ni por ninguna Administración local o regional. Sin embargo, en Alemania el gobierno prohibió la venta de smartwatches infantiles a finales de 2017 y pidió a las familias que ya los habían adquirido que se deshicieran de ellos ya que vulneraban la ley alemana. Según advirtió el regulador alemán de telecomunicaciones, estos aparatos podían realizar escuchas ilegales y espionaje en los colegios.

También a finales de 2017, la agencia de protección del consumidor en Noruega alertó de que muchos relojes inteligentes infantiles estaban transmitiendo y almacenando datos sin encriptar, por lo que podía producirse el robo de información personal, así como la suplantación de la señal GPS.

Descubre más noticias sobre denuncias por vulnerar la privacidad y la protección de datos de menores en este de Conversia.